A oJO / Golfito de autor| Fuera de serie
Alejandra Seeber | Leda Catunda, Alejandra Seeber
Barro | Malba
20.02.21 – 23.04.21 | 19.02.21 – 09.08.21

Con Fuera de serie, el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba) lanzó su programa Paralelo 1 || 3, que Gabriela Rangel, su directora artística, define como “una serie expositiva de diálogos”. Curada por Francisco Lemus, esta primera edición aborda preguntas acerca del trabajo y la redefinición de los límites de la pintura en la obra de dos artistas latinoamericanas contemporáneas: Leda Catunda (San Pablo, 1961) y Alejandra Seeber (Buenos Aires, 1968), esta última radicada en Nueva York desde 1999. La muestra reúne una selección de obras tempranas y recientes, estudios, bocetos y documentos que permiten focalizar los recorridos de las artistas, iniciados entre las décadas del ochenta y noventa en el caso de Catunda, y a fines de los años noventa, Seeber. Con respecto al ciclo de exposiciones, Rangel señala: “los diálogos socráticos se urdieron desde el lugar ficticio de la conversación de los otros disolviendo la voz del autor al tiempo que atomizándola en el habla de varios”.

En planta baja, la Sala 1 reúne una selección de obras de Catunda, integrante de la llamada “Generación 80” de Brasil “en la que convergieron jóvenes artistas abocados a la vuelta de la pintura en las principales instituciones de San Pablo y Río de Janeiro”, informa el museo. En ese contexto de ebullición política y cultural marcado por el final de la dictadura militar, “la pintura fue tomada como un modo placentero para volcar la subjetividad y experimentar”. Sus trabajos combinan “operaciones que provienen de la artesanía, el arte pop y el conceptualismo”, prosigue. Asimismo, la exposición da cuenta de cómo la artista ha experimentado con materiales textiles y la realización de “formas volumétricas y seductoras en las que se entrecruzan el neoconcretismo, la cultura popular y el mundo natural”. Entre esas formas se reconocen lenguas, barrigas, gotas, velos e insectos, los cuales “constituyen un sello autoral que al día de hoy se conjuga con imágenes apropiadas de Internet y de consumo masivo con fotografías de su archivo personal”. El curador cuenta además que “en su estudio… [Catunda] acumula un archivo de telas estampadas que podría ilustrar la historia cultural de Brasil y su geografía. Con ellas proyecta combinaciones que se desentienden del buen gusto y viste la exuberancia formal que desarrolla desde las últimas décadas”.

La selección de obras de Seeber ocupa la Sala 3, en el primer piso de la institución. La artista “posa su mirada en los interiores domésticos, la arquitectura, la decoración y los fragmentos más triviales, pero ahí encuentra una imagen del mundo que rápidamente hace estallar con manchas, chorreaduras, gestos corporales y partes que se dispersan por todo el cuadro donde la relación con el afuera y la figuración resulta difusa”, explica Malba. 

El poeta y crítico estadounidense John Yau, que contribuye con un texto al catálogo de la exhibición, destaca que “Seeber comparte con Catunda el interés por los espacios domésticos, el estatus de privilegio de la pintura, la circulación de imágenes en la cultura contemporánea, y el poroso límite entre abstracción y figuración”. 

En diálogo con Josefina Barcia, que entrevistó a las artistas para el catálogo de la exhibición, Seeber relató que, en un principio, la selección de Lemus para la muestra le causó desconcierto: “Yo conocí la obra de Leda mientras cursaba la beca Kuitca en 1994. Quería salirme del plano, entonces Guillermo [Kuitca] me dio un catálogo para que viera su obra. Recuerdo que me lo dio porque había hecho una pieza que tenía muchas pelucas reales, una al lado de la otra… Yo trabajaba con materiales de mercería. Hacía unas peluquitas hechas de flecos, fringes, que se ponían con clavos en la pared y vos veías un plano con forma. O pintaba una tela con un pattern hecho a mano, pero pattern al fin, para que pareciera un estampado de tela… O pintaba unos manteles que fugaban hacia una perspectiva y que también tenían flecos reales. Usaba materiales que no eran los típicos del arte como el óleo y  la tela. De esas obras no hay nada en esta muestra”. En una siguiente etapa, sin embargo −prosigue− comprendió que “es muy hábil el hecho de que no estén esas obras. Porque en la selección… hay una semilla de lo de Leda, pero más sutil, para que el diálogo se vuelva más complejo”. Entre sus observaciones, Barcia señala que “ambas trabajan en el lugar exacto… en el cual la pintura se tensiona hasta tal punto que parece convertirse en otra cosa”. E indica que “los límites entre pintura y escultura, entre figuración y abstracción, entre pintura y performance, entre volumen y plano, entre lleno y vacío, entre el humor y la solemnidad, entre lo digital y lo artesanal, son solo algunos de los bordes que transitan”.

Casi en simultáneo, tan solo un día después, abrió A oJO / Golfito de autor, una muestra de Seeber en la galería Barro, donde la artista armó una gran instalación de siete hoyos de minigolf, cada cual con diferentes formas perimetrales y con rampas y esculturas funcionando a manera de obstáculos para el jugador o la jugadora.“El objetivo del juego es completar los siete hoyos con la menor puntuación posible”, indica de la galería, que abrió la muestra con un torneo y dos esculturas-premio para los mejores puntajes. “Seeber invita al público a recorrer la sala… jugando al minigolf. A oJO es un paisaje hecho a retazos. Un trabajo en capas, fragmentado. Un cálculo intuitivo de cómo pueden conectarse las diferentes partes para conformar un todo. Un circuito de minigolf tan personal, caprichoso y extraño como la selección de pinturas con las que Alejandra Seeber compone su propia historia del arte argentino”, continúa Barro. En las paredes, pinturas recientes de la artista se intercalan con obras de Juan Batlle Planas, Antonio Berni, Alfredo Hlito, Juan Del Prete, Emilio Pettoruti y Yente, fechadas entre 1955 y 1971, formando un paisaje pictórico que crea en este caso una relación dialógica entre su propia producción y la historia de las vanguardias del siglo XX en Argentina.