Untitled (Fortune Cookie Corner)
Félix González-Torres
Comedor comunitario Nuestro Hogar y otros 999 lugares del mundo
25.05.20 | 05.07.20

En el marco de la actual crisis global sanitaria, la curadora Andrea Rosen y la galería David Zwirner convocaron a mil personas a instalar alrededor del mundo Untitled (Fortune Cookie Corner) (1990) del artista cubano-estadounidense Félix González-Torres (Guáimaro, 1957 – Miami, 1996). La obra presenta originalmente una pila “interminable” de galletas de la fortuna que los y las visitantes van retirando y consumiendo a lo largo de la exposición. Integró la serie “Candy”, instalaciones que proponían la misma operación con torres de caramelos y que el artista desarrolló en el contexto de la pandemia de VIH-sida en los años 80 y 90 para invocar a la vez la experiencia de pérdida y la sensación de inmortalidad. En el contexto local, se expuso por primera vez la obra de González-Torres en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba): Somewhere / Nowhere (2008), con curaduría de Sonia Becce.

A principios de marzo de este año, Becce recibió una invitación de Rosen –que fue también galerista de González-Torres y su legado hasta 2019– para participar desde Argentina de la nueva manifestación de Untitled (Fortune Cookie Corner), que fue posible gracias al préstamo de una colección privada. La invitación establecía una serie de parámetros específicos para la ocasión: los participantes debían elegir la ubicación y la configuración de la pila, de la cual se permite ir retirando las piezas-galletas a quienes visiten la obra. La fecha de inicio de la acción fue el 25 de mayo y el número de piezas podía oscilar entre 240 y 1000. El 14 de junio, momento en que promedia la presentación, los participantes se comprometen a regenerar la pila con la misma cantidad de piezas con que la iniciaron. La exhibición concluye el 5 de julio. A partir de esa fecha, se considera que las galletas sobrantes ya no conforman “la obra”.

Becce aceptó la propuesta y convocó a su vez al artista Gabriel Chaile (San Miguel de Tucumán, 1985) por su vínculo con comedores populares −plasmado, por ejemplo, en obras como Aguas calientes (Art Basel, 2019), donde intervino con figuras precolombinas ollas de comedores comunitarios, que intercambió por cacerolas nuevas, conservando sus marcas de uso−. El año anterior, en ocasión de Art Basel Cities, el artista había construido Diego (Retrato de Diego Núñez) para la muestra Rayuela (2018), un horno de barro antropomórfico dedicado a la memoria de un joven del barrio de La Boca fusilado por la policía. Emplazó la escultura en el Paseo de las Artes Pedro de Mendoza, en el mismo distrito, donde horneó pan y pizza para los vecinos. En las cercanías se ubica también su propio estudio y la sede de la galería BARRO, que lo representa.

Chaile se encuentra actualmente en una residencia de artistas en la ciudad de Lisboa, pero desde allí colaboró con Becce como facilitador de la instalación de la obra de González-Torres, la cual propusieron realizar en Nuestro Hogar, un comedor comunitario ubicado también en La Boca, donde diariamente retiran alimentos para sus familias entre quinientas y ochocientas personas. Las galletas fueron colocadas sobre una mesa en la calle, protegida del viento por cartón. Se agotaron el día de la inauguración, el 25 de mayo, efeméride patria de las más significativas en la Argentina. La acción contó con la producción y el registro de BARRO y se repondrá, de acuerdo con lo pautado, el 14 de junio.

Cabe destacar que el entorno de la obra determina su apariencia y la forma que va tomando a medida que los visitantes retiran las piezas. En este sentido, la decisión de Becce y Chaile implicó poner al descubierto “las precarias condiciones en que vive mucha gente, cuyos humildes sustentos han empeorado [últimamente]; con más y más personas en situación de necesidad y con comedores comunitarios proporcionando gratuitamente alimentos en algunos sectores de la ciudad”, escribió Becce en su respuesta a la invitación. La carta completa y original en inglés puede leerse en el website de Rosen [ver + info], donde también se reproducen las fotografías de la acción en La Boca junto a otras manifestaciones de la obra en distintas ciudades del mundo. Con respecto a la versión local, los organizadores decidieron colaborar con Nuestro Hogar a través de una donación, profundizando el sentido social del trabajo.