Roll Over | Foreigners
Matías Duville | Claudia Fontes
High Line Plinth

Sobre las vías elevadas de un antiguo tren de carga que atravesaba las calles del West Side de Manhattan, la ciudad de Nueva York construyó el High Line, un parque público que a partir de 2009 funciona como un espacio híbrido en que convergen naturaleza, arte y diseño. The Plinth [El Pedestal] está ubicado en su sección más recientemente habilitada, The Spur (la vía auxiliar), en la intersección de la avenida 10ª con la calle 30ª. The Plinth inauguró en junio de 2019 y se define como un espacio de arte público que constituye, según la información de su página web, el único sitio de la ciudad “dedicado exclusivamente a una serie rotativa de nuevas y monumentales obras de arte contemporáneas especialmente comisionadas”. El período de exposición prevista para cada una de las obras es de dieciocho meses, durante los cuales la pieza, que también puede observarse desde la calle, se integra al paisaje urbano y crea un diálogo visual con los rascacielos aledaños.

El espacio abrió con The Brick House, de la artista afroamericana Simone Leigh (Chicago, 1967). El comité de selección para el primero y segundo de los encargos estuvo integrado por trece curadores, artistas y profesionales del mundo del arte y en los próximos meses dará a conocer su veredicto sobre la segunda pieza para The Plinth. Mientras tanto, en 2020, otro comité, compuesto por veintitrés integrantes, nominó a ochenta artistas de cuarenta países para enviar sus propuestas para las tercera y cuarta comisiones, a instalarse en 2022 y 2024, respectivamente. De la Argentina, participan Matías Duville (Buenos Aires, 1974) con su proyecto Roll Over y Claudia Fontes (Buenos Aires, 1964), con Foreigners.

Roll Over consiste en una escultura en gran tamaño de bronce fundido que imita la forma de una rueda. Su superficie, o “piel”, estará impresa con bajorrelieves rudimentarios, que reunirán, en una misma imagen, los contornos y siluetas de especies vegetales de geografías diversas, como por ejemplo, palmeras tropicales y una conífera de clima invernal; cardos silvestres de la pampa húmeda y líquenes procedentes de la tundra nórdica; algas subacuáticas y flores del desierto. La pieza sugiere así un “paisaje universal” y la “idea de un nuevo sistema global alterado dentro de un hábitat mundial heterogéneo” (Duville). En la obra convergen, también, especies vivas y otras extintas, imaginando que podrían coexistir de forma natural, haciendo coincidir distintas temporalidades. El conjunto incluye asimismo representaciones de rocas y minerales. En este trazado coinciden tres diferentes niveles: geografía y clima, multiplicidad de tiempos, además de profundidad y superficie, en cuanto a las características visuales. El artista agrega que, “desde una distancia corta, [la pieza] proporciona la sensación de un momento petrificado desde donde el espectador puede acceder a las distintas apreciaciones, mientras que, de lejos, una enorme rueda aparenta deslizarse sobre la pista del High Line. Roll Over quiere incorporarse al espacio como si se tratara de un transeúnte más, transformando el contexto en una gran línea de tiempo y evocando la idea de que no solo estamos aquí y ahora”.

Foreigners, la propuesta de Fontes, consiste en la ampliación a escala monumental de una de las piezas de la serie de pequeñas esculturas de porcelana que la artista desarrolla desde 2013. En color blanco tiza, la obra, que representa a tres seres humanos en el acto de abrazarse, se elevará, en este caso, a seis metros de altura. Fusionados en una superficie perforada de hormigón submarino y resina a base de agua, “dando al conjunto la apariencia de una roca porosa o de un arrecife de coral”, según la descripción de la artista. Su interior permanecerá hueco, lo cual permitirá el pasaje de la luz del sol a través de ella, que, eventualmente, proyectará múltiples puntos iluminados sobre el piso. Los agujeros y poros, sumados a las características del material, posibilitarán que la escultura funcione, a la vez, como refugio para las aves locales. Una vez concluido el período de exhibición, la propuesta incluye el plan de sumergirla en las aguas del río Hudson en el contexto del Proyecto Billion Oysters, donde los mismos poros formarán un hábitat para las ostras. “Foreigners es mi propuesta para crear un monumento que sea permeable, receptivo y adaptable, capaz de hospedar, albergar y restaurarse, y que asuma una posición holística en la economía de las artes”, declara Fontes.