La semana de arteBA 2019 marcó un hito en lo que respecta a programación vinculada al arte en Buenos Aires.

Estrenando fecha en el calendario, la edición 28 de arteBA generó una sinergia inédita en el entramado de actividades que tuvieron lugar en la ciudad. El nuevo layout generó nuevas formas de circulación del público por las diversas secciones de la feria, pudiendo disfrutar de los espacios exteriores del predio de La Rural donde también existió oferta de actividades y contenido.

Más de 400 artistas, 84 galerías, más de 50 adquisiciones que se fueron a museos, empresas y instituciones en 4 intensas jornadas.

Un gran público acompañó estas 4 jornadas y participó de un exhaustivo programa de actividades que, por primera vez, incluyó visitas guiadas gratuitas, talleres para niños, performances en vivo en varias secciones y programas de charlas y presentaciones entre las que predominaron temas como el coleccionismo, el apoyo público y privado al arte y el feminismo.

La 26° edición de arteBA cerró sus puertas con récord de adquisiciones de museos locales e internacionales, un notable crecimiento en ventas de las galerías con nueva audiencia interesada en adquirir arte contemporáneo.

La asistencia de más de 300 curadores, coleccionistas y profesionales del país y del exterior y un público que de manera sostenida acompañó las 4 jornadas de la feria y participó de una activa agenda de actividades con performances, instalaciones, premios, charlas gratuitas, conversaciones con artistas y editoriales independientes.

En esta edición aniversario, en la que celebramos 25 años de crecimiento, primaron las buenas noticias: un récord de 23 museos y empresas comprometidos con el Programa de adquisiciones adquirieron un total de 53 obras para sumar a colecciones; la reposición de obras fue constante en las galerías de las distintas secciones de la feria; sumaron 300 los profesionales internacionales que arribaron a la edición de arteBA para participar del Programa de Networking; y más de 80.000 visitantes compartieron el entusiasmo de una feria que rememora 25 años de arte argentino pero que también lleva al límite la expresión más contemporánea de las artes visuales.

Participaron 400 artistas representados por 85 galerías de 14 países. Curadores y profesionales internacionales participaron en las diferentes secciones de la feria y la edición aniversario de Dixit que repasó el arte argentino desde 1990 hasta hoy con más de 50 artistas y 900 metros cuadrados de exhibición.

La edición 24 de arteBA recibió a más de 85.000 visitantes que pudieron presenciar las obras de más de 450 artistas, representados por 81 galerías provenientes de 18 países diferentes.

13 museos, entre los que se encontraban 5 museos del exterior, acrecentaron sus colecciones mediante compras en la feria.
El perfil internacional se vio reforzado por la visita de un gran número de visitantes, coleccionistas y especialistas del exterior, entre los cuales se encontraron los galeristas, artistas, periodistas, los ponentes del Programa Open Forum (auditorio de entrada libre y gratuita) y los curadores o directores de museos que participaron del Programa de Networking Proargentina.

De iniciativa gubernamental a asociación privada, de feria de galerías a feria de arte contemporáneo, del Centro Cultural Recoleta a La Rural: la transformación de arteBA ha sido constante desde su creación. Gracias a su historia es hoy un encuentro fundamental en el ambiente artístico.

En su crecimiento, acompañó y formó parte de un proceso profundo de cambio e institucionalización del ámbito de las artes visuales que fue llenando la ciudad de galerías, fundaciones y espacios alternativos, otorgándole una visibilidad inusitada al arte contemporáneo.
De un primer vistazo, la historia de arteBA podría dividirse en tres etapas bien diferenciadas: su creación y primeros años, cuando lo importante era sentar las bases para el desarrollo de un proyecto inédito, seguido por un proceso de institucionalización que culmina cuando arteBA deja de ser una feria de galerías para convertirse en una feria de arte contemporáneo y, finalmente, el período actual, en el que los objetivos apuntan a consolidar a la feria como líder regional.
Dos lineamientos –que se mantienen intactos desde la creación de la Fundación, allá en una lejana primavera de 1991– recorren estas tres etapas. El primero es la vocación explícita de involucrarse, a través de la feria, en la creación y el sostenimiento de un sistema que propicie un circuito local e internacional para las artes visuales. El segundo, la insistencia en que la feria no debe ser sólo un evento comercial, sino también una plataforma de discusión y de visibilidad para el arte, un encuentro fundamental que marque el calendario cultural de la ciudad.