Sueño lúcido
Amadeo Azar
Galería Nora Fisch
13.03.20 | 25.04.20

Amadeo Azar (Mar del Plata, 1974) reúne en Galería Nora Fisch un conjunto de pinturas, cerámicas, serigrafías sobre papel y una videoperformance que muestra cómo sus esculturas se vuelven instrumentos musicales. Curada por Adriana Lauría, la exposición condensa años de investigación del artista acerca de los aspectos políticos, imaginativos y estéticos de la modernidad en Latinoamérica. “Me interesa saber de qué nos nutrimos a la hora de producir y por qué nuestras tradiciones son generalmente importadas”, dice Azar con respecto, sobre todo, a la relación de la cultura local con las vanguardias históricas. A diferencia de una aproximación académica que busca justificar una hipótesis, su trabajo se parece más bien a un sueño lúcido –así se denomina la exposición−, en el que el soñante puede, a pesar de estar durmiendo, permanecer en un estado de semiconciencia que le permite “controlar deliberadamente no sólo sus acciones, sino también el contenido y desarrollo de los sueños”. De esta manera el artista explora las producciones visuales de la modernidad sin despertar de su ensoñación, creando obra en el mismo campo del arte.

Amadeo Azar, Sueño lúcido, 2020, vista de exhibición. Ph: Gentileza del artista
Amadeo Azar, Sueño lúcido, 2020, vista de exhibición (detalle). Ph: Gentileza del artista
Amadeo Azar, Dilema Global, 2020, cerámica esmaltada, soporte de hierro y acuarela sobre papel calado, 220 x 50 x 50 cm. Ph: Gentileza del artista
Amadeo Azar, Anti Progreso, 2020, cerámica esmaltada, soporte de hierro y acuarela sobre papel calado, 220 x 50 x 50 cm. Ph: Gentileza del artista

La muestra está organizada en torno a tres bloques. Cinco estructuras de metal pintado se levantan verticales en la sala. Tres de ellas sostienen esculturas de cerámica esmaltada. De las otras dos, cuelgan las hojas de un viejo periódico de la resistencia peronista, Palabra Argentina, “aparecido a partir de 1955 a pesar de las prohibiciones de la dictadura que derrocó a Perón en aquel año”, cuenta Lauría. El artista pinta con óleo motivos abstractos en sus páginas, motivos inspirados en imágenes gráficas, que no provienen necesariamente de las artes visuales, dejando determinadas palabras o frases a la vista. Una obra más de esta serie está enmarcada y colgada sobre una de las paredes de la galería.

Otro conjunto de pinturas enmarcadas reproduce en acuarela sobre papel una serie de obras del diseño y la arquitectura modernos: La maqueta (2020) del Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini, de 1949, se contrapone a la imagen de La casa Daneri (2020), “chalet marplatense de depurado diseño llevado a cabo por Antonio Bonet en 1943” −describe Lauría−. La bienal (2020) recrea el afiche para el Primer y Segundo Concurso de Diseño Industrial de 1964 del Instituto Di Tella, invirtiendo la forma y cambiando los colores. Una cuarta pintura da cuenta de “una acción cargada de rebeldía estética y política, representada por la obra con la que Eduardo Ruano participó del Premio Ver y Estimar de 1968. La acuarela reproduce minuciosamente la documentación disponible de esta instalación performática –un artículo de la revista Primera Plana y una fotografía hallada recientemente–, en la que se constata cómo Ruano, luego de montar una vidriera con un retrato del presidente Kennedy, arremete contra ella destruyéndola de un ladrillazo al grito de ‘fuera yanquis de Vietnam’”, sigue la curadora. El cuadro sinóptico (2020) completa el grupo con el enigma de un esquema de globos y recuadros vacíos vinculados por líneas. Aunque racionalmente organizada, la información no se encuentra accesible ni explícita.

Amadeo Azar, Sueño lúcido, 2020, vista de exhibición (detalle). Ph: Gentileza del artista

Sobre la pared más amplia de la galería, pintada para esta ocasión de gris azulado, cuelga de un barral metálico la obra Nosotrxs y Ellxs, una gran pintura abstracta de estructuras circulares atravesadas por una grilla de líneas rectas. Las palabras se apoyan sobre líneas horizontales, cada una en un extremo del papel, remarcando la distancia entre la primera y la tercera personas. La “x” sugiere que no hay discriminación de género, pero cada grupo se encuentra aislado en una jerarquía de poderes claramente desigual.

Lauría contextualiza el sueño lúcido de Azar dentro de la idea de transmodernidad. Esta noción implica la conciencia de “cómo el proceso de colonización europeo a partir del ‘descubrimiento’ de América forjó las características y las condiciones de posibilidad de lo moderno, con el desarrollo del capitalismo y las transformaciones geopolíticas, científicas y espirituales que se impusieron, desde los centros de poder al resto del mundo”.

Amadeo Azar, La casa Daneri, 2020, acuarela sobre papel, 110 x 75 cm. Ph: Gentileza del artista
Amadeo Azar, Las performance, 2020, acuarela sobre papel, 110 x 75 cm. Ph: Gentileza del artista
Amadeo Azar, Otra vez en la lucha, 2019, óleo sobre periódico, 110 x 75 cm. Ph: Gentileza del artista
Amadeo Azar, Sueño Lúcido, 2020, serigrafía sobre papel, 60 x 40 cm. Ph: Gentileza del artista
Amadeo Azar, Nosotrxs Y Ellxs, 2020, serigrafía sobre papel, 60 x 40 cm. Ph: Gentileza del artista

Video:

Amadeo Azar, La humanidad, 2020, video monocanal, 5’ 55’’
Link a video:
https://vimeo.com/user40636507

Contenido producido por arteBA. Memoria anual de arte argentino contemporáneo.